Blog de Consejos

Si bien es cierto que para manejar en Panamá, por ley es necesario contar con un seguro básico, este tipo póliza no es la más completa, lo que podría causarle sorpresas en el futuro.

Comprar un inmueble no es nada barato. Se necesitan varios años de ahorro solo para lograr cubrir la cuota inicial, y una vez que tiene el monto adecuado, solicitar al banco el préstamo hipotecario que el permita cubrir el resto del pago. Además, existen otros trámites adicionales que también suman en el costo final.

Una vez que se adquiere un auto, mantenerlo en buen estado es el principal reto que debe asumir el conductor. No se trata solo de no chocarlo ni de evitar causar accidentes, sino que también debe prestar atención a los cuidados que el vehículo necesita para que su funcionamiento sea óptimo.

¿Se imagina que sus ahorros crezcan solo por depositarlos en el banco? Los depósitos a plazo son una herramienta que ha permitido que esto sea realidad para muchas personas, sin necesidad de arriesgarse a perderlo todo en inversiones más complejas y riesgosas. ¿Cuál es el requisito para que usted también pueda acceder a uno?

Creer que el único gasto que le traerá la compra de un automóvil es el pago el crédito vehicular que utilizará para adquirirlo, es un error.

Una de las épocas más conocidas en Panamá son los carnavales, fecha en la que no faltan familias panameñas que decidan emprender un viaje hacia el interior del país para celebrar, muchas veces incluso lo hacen a bordo de sus propios autos, buscando ahorrar un poco y tener un mayor control de las paradas que realizan.

Al momento de asegurar un vehículo, no basta con cumplir con lo establecido por la ley. Si bien la cobertura más básica lo librará de las multas, no le quitará de encima los gastos que deberá asumir en caso de sufrir algún siniestro que afecte el auto.

En Panamá, es obligatorio que los conductores aseguren sus autos con la póliza más básica de todas, la de Daños a Terceros. Esto permite que, en caso de ocurrir un accidente, todos los involucrados reciban la atención necesaria y la indemnización correspondiente, en caso su propiedad fuera afectada.

A pesar de que muchos desean un préstamo, no todos pueden obtenerlo. Existe un gran grupo de personas a las que alguna vez les han negado un crédito por diferentes razones, limitando así la realización de algún proyecto, un viaje o alguna mejora del hogar.

Cuando se busca comprar un auto, existen dos opciones principales por las que puede optar: que sea nuevo o usado. Para muchos, el factor que marca la diferencia es el precio, pues se sabe que los autos de segunda mano cuestan menos que los nuevos, mientras que para otros se trata de un tema de utilidad o falta de experiencia, es decir, no quieren arriesgarse a chocar un auto nuevo.