Blog de Consejos

Al momento de asegurar un vehículo, no basta con cumplir con lo establecido por la ley. Si bien la cobertura más básica lo librará de las multas, no le quitará de encima los gastos que deberá asumir en caso de sufrir algún siniestro que afecte el auto.

En Panamá, es obligatorio que los conductores aseguren sus autos con la póliza más básica de todas, la de Daños a Terceros. Esto permite que, en caso de ocurrir un accidente, todos los involucrados reciban la atención necesaria y la indemnización correspondiente, en caso su propiedad fuera afectada.

A pesar de que muchos desean un préstamo, no todos pueden obtenerlo. Existe un gran grupo de personas a las que alguna vez les han negado un crédito por diferentes razones, limitando así la realización de algún proyecto, un viaje o alguna mejora del hogar.

Cuando se busca comprar un auto, existen dos opciones principales por las que puede optar: que sea nuevo o usado. Para muchos, el factor que marca la diferencia es el precio, pues se sabe que los autos de segunda mano cuestan menos que los nuevos, mientras que para otros se trata de un tema de utilidad o falta de experiencia, es decir, no quieren arriesgarse a chocar un auto nuevo.

Una de las cosas que destaca para la compra de un auto usado es el precio. Como es de segunda, tiene un precio más bajo que los autos nuevos y permite que más personas puedan acceder a ellos. Sin embargo, su condición no hace que deje de ser importante asegurarlo.

Algo que no muchos conductores saben es que las aseguradoras siempre están buscando captar nuevos clientes, por lo que cada vez lanzan más beneficios adicionales a la protección contratada, de manera que los conductores reciben más de lo que pagan.

Al menos una vez en la vida, todos han experimentado problemas de liquidez. En estos casos, muchas personas optan por recurrir al sistema financiero en busca de algún préstamo que los pueda sacar del apuro.

Aunque a lo largo de los años, los seguros vehiculares han demostrado ser una gran alternativa para proteger los vehículos, aún son muchos los conductores que no están a favor de ellos y que optan por manejar su auto sin ningún tipo de protección.

Aunque muchos digan que lograr que el banco apruebe un crédito de vivienda es complicado, lo cierto es que, si tiene toda la información necesaria, acceder a él no será tan difícil. La mayoría de los bancos comparten los mismos requisitos básicos, por lo que conocerlos le permitirá estar preparado y subsanar de antemano cualquier falta que pueda tener.

Pensar en adquirir una vivienda es algo que todos alguna vez han hecho, pero que no muchos se han animado a cumplir. Para la mayoría de personas, se trata de un gasto bastante grande y caro; sin embargo, si se procede de manera correcta, puede obtener un financiamiento que no atente contra sus finanzas y que le permita cumplir con el sueño de la casa propia.