Blog de Consejos

Saber proteger nuestras finanzas es primordial para realizar una buena administración de nuestro dinero. Así como existen diferentes tipos de riesgos en el día a día, también lo hay en las finanzas y esto tiene que ver directamente con la cantidad de tarjetas de crédito que tengas y la línea de crédito que tenga cada una.

Aunque no lo creas, estos gastos pueden ocasionar un desbalance en el presupuesto del mes, por lo que es necesario que tomes en cuenta cuánto dinero necesitarás y evalúes si necesitarás ayuda extra. Pero ¿realmente es posible solicitar ese tipo de ayuda?

Los expertos en el ámbito inmobiliario aseguran que en 2019 la compra de viviendas recobrará fuerza. Para muchos, todavía está pendiente cumplir ese objetivo, y es que la compra de un inmueble permite fortalecer tu patrimonio y generar más seguridad financiera para el futuro.

¿El año pasado fue bueno contigo y lograste ahorrar un dinerito? Ahora lo importante es que hagas algo con él para garantizar que se mantenga creciendo y que no pierda su valor. Pero, ¿cómo el dinero pierde su valor si las monedas o billetes son los mismos? Básicamente, si a inicio de año necesitabas X para comprar tres panes, a fin de año necesitarás XY para comprar lo mismo.

Ya sea que necesites ayuda para cubrir los gastos de enero o que te hayas decidido a cumplir uno de tus objetivos este año, los préstamos personales son una opción fácil, rápida y barata para obtener los medios necesarios para lograrlo.

Uno de los mayores temores de las personas al momento de buscar financiamiento para sus viviendas es si serán aprobados para el préstamo hipotecario.

Si aún no estás familiarizado con los depósitos a plazo fijo y no sabes si serían la opción ideal para tu dinero, lo primero que debes hacer es informarte al respecto. Los DPF son similares a las cuentas de ahorro, pero mantienen una dinámica diferente.

Elegir una tarjeta de crédito no tiene por qué ser una odisea, pero sí es necesario que se consideren algunos puntos que no solo te ahorrarán tiempo, sino también evitarán que te lamentes en el futuro.

Al solicitar un préstamo, uno de los puntos más importantes -y en el que más personas fallan- tiene que ver con el plazo a elegir. El error básico es buscar cuánto es lo mínimo que se puede pagar y firmar el contrato en el acto, sin siquiera darle una mirada a la cantidad de intereses que se producirán de esa manera.