Posponer el pago de mi préstamo: ¿Cuándo hacerlo y cuándo no?

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 01/03/2019 - 15:46
Hay circunstancias que ameritan una conversación con el banco para retrasar el pago de un préstamo, pero es necesario estar seguro de que esto es lo que realmente te conviene.

Al momento de solicitar un préstamo, es importante fijar un plazo y una cuota mensual que no ponga en riesgo nuestro presupuesto. Esto es necesario para evitar atrasarnos y así cumplir con los pagos de manera puntual, trayendo buenos resultados para nuestras finanzas y nuestro historial crediticio.

Sin embargo, hay situaciones que aparecen de la nada y que complican las finanzas, haciendo difícil que podamos continuar con el pago del crédito. Ante esto, siempre está la alternativa de hablar con la entidad financiera y reevaluar las condiciones del préstamo, de manera que es posible obtener una cuota más baja con un plazo más largo, o alguna otra opción que los asesores puedan darte. Pero, ¿esto es recomendable en todas las situaciones? ¿Cómo evaluar si vale la pena hacerlo? Toma en cuenta los siguientes puntos:

Cuándo hacerlo:
1. Si tienes una emergencia
Si se presenta alguna emergencia, como un accidente o enfermedad, alguna reparación urgente en el hogar, etc., es posible que debas gastar más dinero de la cuenta y que luego te veas en aprietos para continuar con los pagos. Estas son situaciones que sí o sí deben afrontarse, por lo que negociar con tu banco sería un buen paso.

2. Si no puedes afrontar el gasto
Si tu situación económica cambia drásticamente, por ejemplo, porque uno de los miembros de la familia pierde su empleo, es muy recomendable solicitar asesoría en tu banco y evaluar cómo puedes continuar el pago del crédito bajo nuevas condiciones mientras buscas un nuevo trabajo.

Cuándo no hacerlo:
1. Para endeudarte más
Si quieres solicitar otro préstamo y por eso buscas posponer el pago del actual, debes evaluar tus prioridades, ya que, pedir crédito tras crédito, no es lo recomendable bajo ninguna circunstancia.

2. Si planeas usar la cuota mensual para realizar otra compra
Mientras estás pagando un préstamo, lo ideal es que organices tus finanzas para no caer en gastos innecesarios hasta que estés más libre. Esto quiere decir, dejar de comprar ropa por algunos meses, reducir las salidas y otros gastos que no sean necesarios. Puede que suene a algo complicado, pero en realidad, estás protegiendo tus finanzas. El pago del préstamo debe ser prioridad ante compras no tan necesarias como esas.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios