¿Le tienes miedo al préstamo hipotecario? 3 puntos clave para olvidar ese temor

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 10/05/2019 - 15:44
El préstamo hipotecario o de vivienda puede ser percibido como uno de los más difíciles de obtener y cancelar, atemorizando a los posibles compradores.

Es cierto, un préstamo de vivienda es algo grande. Vas a comprar tu nuevo hogar, el terreno para construirlo o realizar modificaciones para que quede como nuevo y eso demanda una inversión considerablemente grande. No es lo mismo comprar un vestido nuevo que un departamento.

Sin embargo, esto no tiene por qué sonar a una película de terror. Hay distintos miedos que están presentes en las personas cuando se habla de un préstamo hipotecario, a veces reales y otras, producto de mitos. Como siempre, la información y asesoría son claves para superarlos.

1. Miedo a endeudarse demasiado
El crédito es amplio porque estás adquiriendo algo igual de grande, entonces debemos ser conscientes de que la deuda será elevada; sin embargo, también es posible endeudarse de más, y lo mejor para evitarlo es una correcta planificación.

No lo olvides, si para pagar el inmueble que quieres deberás endeudarte por más de 15 años, probablemente esté fuera de tu alcance. Aunque los préstamos pueden tener un plazo mayor, para los expertos, 15 años debería ser suficiente. Por otro lado, la cuota mensual debe permitirte afrontar tus otros gastos sin caer en deudas adicionales.

2. Miedo a perder el empleo antes de pagarlo
Mucho puede cambiar en diez, quince o veinte años, y es normal que el quedarte sin empleo sea un miedo a pensar en comprar un inmueble. ¿Cómo combatirlo? Existen varias opciones. En primer lugar, un seguro de desempleo es básico y te permite estar cubierto en este tipo de situaciones, de manera que no te atrases con el crédito. Por otro lado, construir un fondo de emergencia poco a poco y mensualmente en la época de las “vacas gordas”, te permitirá estar preparado si alguna vez llega la época de vacas flacas.

3. Miedo a “estancarse”
“Si saco un préstamo, no podré viajar o irme a vivir a otro sitio nunca”, es algo que algunos piensan. Si bien un préstamo hipotecario es algo a largo plazo, hay muchas opciones cuando aparece alguna situación distinta que implique mudarse a otro país, viajar, etc. Si tu mira es, definitivamente, mudarte al extranjero en un corto plazo, entonces comprar un departamento no es tu prioridad o algo tan recomendable. Pero si es una posibilidad más, entonces puedes animarte a hacerlo y estar consciente de la diferentes opciones: pagarlo desde el extranjero, renegociar con el banco, venderlo, etc.

En caso de viajar por corto tiempo, la opción es recurrir a tu cuota comodín -presente en la mayoría de créditos-, o incluso adelantar el pago.

La mejor herramienta para combatir los miedos es la información, y con estos datos, podrás tomar la decisión correcta.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios