Claves para decidir entre una cuenta de ahorros y un Depósito a Plazo

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 01/09/2017 - 10:00
Si se pregunta qué es lo que debería hacer con sus ahorros, conozca estos datos antes de tomar una decisión.

Ahorrar es uno de los mejores hábitos que podemos cultivar. Tener un pequeño respaldo no solo nos permite alcanzar diferentes metas, sino también afrontar ciertas emergencias que puedan presentarse.

El sistema financiero nos ofrece opciones que van más allá de colocar el dinero bajo el colchón o guardarlo en algún rincón de la casa, lo cual no es para nada recomendable. Dentro de estas opciones destacan las populares cuentas de ahorros y los depósitos a plazo (DP).

¿Cuándo le conviene optar por alguna de ellas? Lo primero que debe tener en cuenta es que no es necesario que elija entre uno y otro; por el contrario, ambos productos se complementan y le ayudan en diferentes etapas.

Las cuentas de ahorros le permiten iniciarse en el mundo del ahorro; es decir, si no tiene nada ahorrado, lo primero que debe hacer es abrir una cuenta para este fin. La idea es que verifique cuáles son las diferentes opciones, para que pueda seleccionar una institución financiera que le pague buenos intereses.

Una vez que ha logrado ahorrar un monto determinado, puede optar por retirar su dinero –o una parte de este- y abrir un DP. La característica principal de este producto es que sus ahorros quedan inmovilizados por el plazo que usted determine; es decir, no puede sacarlos y a cambio, le pagan intereses mayores. La tasa de interés variará dependiendo del banco o caja que elija y los montos pueden llegar a ser muy competitivos, por lo que le conviene realizar una cuidadosa elección.

Entonces, la recomendación es que si no tiene ahorros, empiece abriendo una cuenta en un banco o caja, y luego de un tiempo, opte por un DP, pero que no abandone la cuenta, sino que continúe depositando sus ahorros allí. Recuerde que una vez abierto el DP, no solo no puede retirar dinero, sino que tampoco puede aumentarlo, así que sus nuevos ahorros los deberá seguir depositando en su cuenta.
De esta manera, ambos productos conviven y aportan a una mejor vida financiera.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger