¿Aún sigues pensando que crear o mejorar tu historial crediticio es imposible?

Enviado por Equipo Comparabien el Sáb, 13/04/2019 - 17:40
El historial crediticio es un arma muy poderosa para lograr acceder a un préstamo hipotecario o de auto, pero también al momento de aplicar para un trabajo.

Probablemente ya estés cansado de escuchar acerca del historial crediticio y de por qué todos debemos cuidarlo y evitar estar en una central de riesgo. Sin embargo, las noticias son que todos los que hayan tenido alguna relación con el crédito están en estas entidades encargadas de mostrar el historial financiero de las personas, lo que cambia es la manera en la que apareces. Si fuiste un buen cliente, aparecerás bien; si fuiste un mal pagador, estarás reportado de esa manera.

Tener un buen historial crediticio significa que la información que aparece en una central de riesgo será positiva, y cuando una entidad realice la consulta, comprobará que su perfil crediticio es el adecuado. Pero, ¿un historial correcto es algo solo para los millonarios? ¿Para quienes tienen trabajos con un sueldo por las nubes? ¡Nada más falso!

Algo que debes tener sumamente claro es que, para construir tu historial crediticio, lo único que necesitas es tomar las decisiones correctas. Saber cuándo endeudarte, cómo hacerlo y por cuánto tiempo, de manera que puedes resolver esa deuda de manera adecuada y sin que represente un riesgo para tus finanzas.

Entonces, ¿qué acciones básicas puedes realizar para conseguir un historial crediticio positivo? En primer lugar, tienes que relacionarte con el crédito. No te endeudes por millones, pero puedes empezar solicitando una tarjeta de crédito básica, y usándola cada cierto tiempo. De esta manera, habrá cierta información sobre tu uso del crédito. Lo más importante aquí es que realices los pagos en las fechas adecuadas, sin abusar del financiamiento en cuotas. Estos son puntos básicos para empezar a construirlo.

Otra cosa que puedes y debes controlar es tu capacidad de pago, pues no debes sobrepasarla. Al restar todas tus obligaciones, ¿cuánto dinero queda para usar en lo que desees? Recuerda que no debes destinar a tus deudas más del 30% de tus ingresos.

Algo más que puedes considerar es con cuántos instrumentos de crédito te relacionas. Por ejemplo, si tienes una tarjeta de crédito, tiempo después podrías solicitar un préstamo personal, de manera que hay variedad en los instrumentos que usas. Ahora, esto solo debes hacerlo si tienes un objetivo definido. Pedir por pedir no es algo válido pues lleva a malas prácticas.

Como te mencionamos, si quieres dar el primer paso para construir tu historial, puedes empezar por solicitar una tarjeta de crédito. ¿Cuál pedir? Lo ideal es que compares las alternativas para así poder tomar una buena decisión.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios