Los 4 secretos para escoger el mejor (y más barato) préstamo hipotecario

Enviado por Equipo Comparabien el Sáb, 07/09/2019 - 11:51
¿Estás pensando en comprar tu propio depa? Que el financiamiento no sea un dolor de cabeza. Aplica estos secretos y verás todo lo que puedes ahorrar en un préstamo hipotecario.

Vivir con tus papás, a cierta edad, deja de ser bonito y empieza a ser incómodo. Y es que, al seguir estando “bajo su techo”, no logras ser totalmente independiente. Por eso, muchos jóvenes deciden mudarse a otro lugar e independizarse a mediados de sus veintes; y unos años más tarde, cuando están por llegar a los treintas, una gran parte de ellos empieza a pensar en comprar un espacio propio y dejar el alquiler en el olvido.

Convertirse en propietario trae muchas ventajas. No solo tienes el poder de decidir qué hacer con tu propio espacio, cómo decorar, para qué utilizar cada habitación, etc., sino que aumentas tu patrimonio, tienes una mejor imagen ante las entidades financieras, puedes generar una posible fuente de ingresos, entre otros.

Uno de los puntos más complicados llegado este momento, es el tema del financiamiento. Y es que un departamento no cuesta un dólar ni dos, sino varios miles. Entonces, ¿cómo es que los jóvenes pueden llegar a comprar su propio depa sin ser millonarios? Básicamente, a través de un préstamo hipotecario. Esta es la herramienta ideal cuando se trata de financiar la compra de un inmueble, ya que te presta la cantidad que necesitas y la tasa de interés que te ofrece es competitiva, ideal para la cantidad de años que estarás pagando el inmueble.

Sin embargo, es posible que te equivoques en la elección. Al tratar de obtenerlo todo en el menor tiempo posible y al no informarte correctamente, puedes terminar eligiendo cualquier crédito, sin pensar en tu perfil, en lo que más necesitas y sin utilizar algunos tips para lograr pagar menos. Para que esto no te pase, ¡saca lápiz y papel y toma nota de estos consejos!

1. Compara las entidades financieras:
No lo olvides, no todas las entidades te ofrecerán las mismas condiciones. Algunas tienen tasas de interés más bajas que otras, te ofrecen un seguro más barato, o un plazo más amigable. Antes de elegir, compara las alternativas disponibles utilizando herramientas web como Comparabien.com.pa.

Si te preguntas por qué la tasa de interés importa tanto, ten en cuenta que un préstamo hipotecario es un crédito de largo plazo, es decir, tomará varios años, incluso un par de décadas, que lo canceles. Entonces, hasta la más mínima variación en la tasa, puede resultar en un ahorro de algunos miles de dólares, que no le vienen mal a nadie.

2. Si eres cliente de alguna entidad, puedes tener más beneficios:
Algunos bancos ofrecen beneficios adicionales a quienes son sus clientes; por ejemplo, una tasa de interés preferente o una cuota inicial más baja. En cualquiera de los casos, evalúa si la tasa de interés es conveniente, ya que puede que los beneficios sean buenos, pero al compararlo con otras entidades, igual salga perdiendo.

3. ¡Mira el costo total del préstamo!
Si bien la tasa de interés es importante, algo que no puedes dejar de considerar es que en la cuota mensual se incluyen más cargos. Por ejemplo, comisiones, seguros de vida, seguro de desgravamen, seguro de vivienda, entre otros. Algunos son voluntarios, pero en algunos casos, conviene tenerlos, como el seguro de desempleo. ¿Cómo obtener esa información? Conversando con el asesor de la entidad financiera que estés considerando. Eso te ayudará a conocer cuáles son los costos totales y así tener una mejor idea.

4. Reconoce cuando estés comprando algo demasiado caro:
Los expertos mencionan que un plazo ideal para financiar un inmueble es 15 años. Si el departamento que quieres comprar no puede ser pagado en 15 años porque la cuota es muy alta, quizás signifique que estás apuntando muy alto y que está fuera de tu alcance.

Es necesario apuntar a lograr un equilibrio. No te vayas por el plazo más largo de todos, pues aunque la cuota sea baja, terminarás pagando más intereses de los que te imaginas. Por otro lado, no busques un plazo tan corto que la cuota mensual abarque más de 30% de tus ingresos. No solo te dejará tan ajustado que no podrás cubrir tus otros gastos, sino que te llevará a frustrarte en poco tiempo, arriesgándote a no cumplir con tu cronograma de pagos.

No lo olvides, si decides obtener un préstamo hipotecario, debes estar comprometido a pagarlo de manera puntual, ya que de no hacerlo, perjudicarás tu historial crediticio y las entidades financieras dejarán de verte con buenos ojos.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios