Blog de Consejos

Encontrar un auto que funcione bien, tenga buen precio y además, sea bonito, no es una fantasía vehicular, como dirían muchos. En realidad, es posible encontrarlo y adquirirlo sin irse a la quiebra, pero requiere de cierta sabiduría.

Si tienes en la mente que las tarjetas de crédito son herramientas del diablo para hacer que gastes dinero, es importante que sepas que estás equivocado. Muchas personas han crecido con esa idea, porque vieron a sus familiares o amigos caer en deudas infinitas, pero en la mayoría de casos se trata de malos hábitos, información incorrecta e incluso, poca disciplina.

Poco a poco las personas van entendiendo la importancia del ahorro y cada quincena, separan un porcentaje de lo que reciben para sumar a su fondo. Hasta ahí, todo está bien. La situación se complica cuando vemos que muchas de esas personas siguen creyendo en los chanchitos y alcancías; es decir, guardan el dinero que ahorran en casa, ignorando todas las oportunidades que pierden.

En todos lados es posible encontrar un favorito. En la oficina, nunca falta el favorito del jefe; en el colegio, el estudiante predilecto de los profesores; incluso está el nieto favorito, aunque las abuelas se empeñen en negarlo. Y aunque no lo creas, los bancos también tienen “clientes favoritos”, y volverse uno de ellos no tiene por qué ser imposible.

Algo que es preocupante en el país es la forma en que las personas manejan sus tarjetas de crédito. Son muchos los que tienen más de una, y si bien esto no es un crimen o algo negativo, endeudarse con ella, gastar más de lo que tienen o dividir todo en cuotas, sí se convierte en un problema.

Las personas que dicen tener suficiente con el sueldo que ganan son una especie en extinción. Lo más común es que escuchemos a la gente quejarse porque se acabaron muy rápido su quincena, están envueltos en deudas o no les alcanza para todo lo que necesitan.

Las inversiones siempre son positivas y generan ganancias, ¿verdad? Pues dependerá mucho de cómo se le mire. Invertir dinero es algo sumamente positivo para tus finanzas, pues te permite aprender y generar ganancias; sin embargo, necesitas algo de información antes de lanzarte a la piscina.

La portabilidad de créditos automotrices ya está aquí. Así como es posible cambiar de banco cuando tienes un préstamo de nómina, hipotecario y hasta una tarjeta de crédito, ahora también puedes hacer lo mismo si tienes un préstamo de auto. La pregunta es, ¿será que esto de cambiar de banco realmente conviene?

Hoy en día, terminar una carrera profesional se ha convertido solo en el primer paso, pero luego muchos se preguntan qué es lo que sigue, ya que en el mundo competitivo en el que nos encontramos, siempre hay oportunidades de seguir aprendiendo.

Tener una tarjeta de crédito es cada vez algo más común, no solo entre adultos con familias, sino también entre jóvenes trabajadores. Otra cosa que ocurre cada vez más son las llamadas u ofrecimientos presenciales para adquirir una nueva tarjeta que, aparentemente, tiene todo lo que necesitas y siempre necesitaste.