Blog de Consejos

Tener una tarjeta de crédito es cada vez algo más común, no solo entre adultos con familias, sino también entre jóvenes trabajadores. Otra cosa que ocurre cada vez más son las llamadas u ofrecimientos presenciales para adquirir una nueva tarjeta que, aparentemente, tiene todo lo que necesitas y siempre necesitaste.

Al momento de comprar un auto, las opciones son muchas: Nuevo, usado, familiar, hatchback, de carga, etc. Y también lo son las opciones de financiamiento, siendo la más conocida el préstamo de auto o vehicular.

Es cierto, un préstamo de vivienda es algo grande. Vas a comprar tu nuevo hogar, el terreno para construirlo o realizar modificaciones para que quede como nuevo y eso demanda una inversión considerablemente grande. No es lo mismo comprar un vestido nuevo que un departamento.

Las dinámicas de las tarjetas de crédito pueden ser confusas si no nos informamos lo necesario y uno de los puntos que suele confundir a la gente, tiene que ver con el pago mínimo. Mes tras mes, te llega el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito y junto a la cantidad total a pagar, aparece también un número más pequeño. Se trata del monto del pago mínimo.

Salir de vacaciones es uno de los momentos más satisfactorios para los trabajadores, especialmente si hay un viaje de por medio. Salir de la rutina y liberar el estrés conociendo un lugar nuevo permite que vuelvas al trabajo con las energías recargadas y listo para innovar.

Comprar una casa o departamento es algo sumamente complicado de hacer en efectivo; por eso, los panameños pueden acceder a un préstamo hipotecario para lograr cumplir esa meta. A través de este crédito, es posible comprar una vivienda nueva, una usada o para construir sobre un terreno.

Probablemente ya estés cansado de escuchar acerca del historial crediticio y de por qué todos debemos cuidarlo y evitar estar en una central de riesgo. Sin embargo, las noticias son que todos los que hayan tenido alguna relación con el crédito están en estas entidades encargadas de mostrar el historial financiero de las personas, lo que cambia es la manera en la que apareces.

Algo que algunas personas olvidan y que suele meterlos en problemas al cumplir el sueño por adquirir una vivienda son los gastos adicionales que vienen con ella. ¿Gastos adicionales? ¿Es que hay que pagar algo además del precio del inmueble? La respuesta es sí.

La tarjeta de crédito no es mala, simplemente hay que entender cómo usarla. Lo mismo pasa con las deudas, no son malas, pero el sobreendeudamiento sí. Para lograr llevar una vida crediticia en paz es necesario tener claros algunos criterios en cuanto a su plástico.

Si eres de los que usa sus tarjetas con normalidad, debes preguntarte si lo estás haciendo de la manera correcta. Los plásticos son muy útiles para adquirir bienes y servicios, así como para obtener recompensas, pero también es cierto que, de no manejarse con cuidado, pueden contribuir a un sobreendeudamiento.